Me cago en lo políticamente correcto

Ya no puede uno insultar a los maricones con tranquilidad. Ni se pueden gastar bromas sobre reprimir a TU hembra a base de golpes y vejaciones para mantenerla controlada. Tampoco se puede insinuar que los moros vienen a conquistar España. No se puede mencionar que en una época no muy lejana no había tantas prohibiciones, ya no se puede hacer na’. No se puede fumar en sitios cerrados, ni conduciendo, ni tirar las colillas o los desechos al monte. En la puerta de los toros, siempre perroflautas apestosos, primero que se laven y luego ya lo mismo hasta quieren entrar je je. Y encima que no paramos de pagar impuestos pa’ to’. Que ya, ni votando al PP me quitan que se casen las bolleras o el aborto, ¿hasta dónde vamos a llegar? Ya no tenemos ni valores, ni tradición, ni na’. Me cago en lo políticamente correcto.

En “lo políticamente correcto” sí que me cago yo, pero en la expresión. Perder su hegemonía cultural de represión, amenaza y servidumbre ajena parece que ya les empieza a molestar, pero que se hagan a la idea. Las quejas de no poder oprimir a través del odio a las demás personas no es luchar contra lo políticamente correcto, es querer perpetuar esa política dictatorial que todavía no ha abandonado este país. Y es una expresión nada desdeñable en su etimología, ya que desde el asalto a la Bastilla, hay una tendencia superprogre a ver lo políticamente correcto en la libertad, la igualdad y la fraternidad/sororidad. Y esos términos van avanzando con el tiempo y sus personas para hacerlos más puros. Si eso es lo políticamente correcto, abrazémosno a ello. Como a la democracia real, que de momento es el sistema más cercano que estamos intentando desarrollar para garantizar esos emblemas.

No dejemos de ser políticamente correctos, no dejemos de apoyar a los sectores más oprimidos, de darles visibilidad, de ayudar a que puedan desarrollarse con libertad, no dejemos de lanzar esos mensajes de esperanza y respuesta contra la intransigencia y el odio. Que sientan la amenaza de no poder reprimir tan impunemente como antes, que se quejen mil veces de ello. Que sepan que su libertad no pasa por aplastar a nadie. Que se les grabe a fuego en el alma, si tienen. Que aprendan que no se puede respetar una ideología que consiste en subyugar al prójimo, en no amar al prójimo como a ti mismo. Que ahí los y las intransigentes seremos nosotras, que lo único que no toleramos es la imposición de unos valores caducos que solo consisten en mantener esos tiempos otrora asesinos, inquisitivos, irracionales y llenos de odio. No dejemos de ser políticamente correctos.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

2 thoughts on “Me cago en lo políticamente correcto

  1. name

    la ultima frase no hace otra cosa que quitarte la razon

    no tolerar la imposicion de valores ajenos es imponer los propios. Y eso, joven, no es lo que cuenta hoy dia.
    hoy cuenta la tolerancia, incluso a lo que no nos gusta, y dejar a la gente vivir porque si no ¿sabes que? que nos convertimos en lo que odiamos (dictadores)
    lo unico que no se puede refutar es que 2+2 son 4.
    cuando algo no es 2+2=4 y se puede refutar ¿quien tiene la razon? ¿el uno, el otro… los dos…ninguno?

  2. Sandokán

    Comentas que a Pepe le sobra la última frase, y es aceptable. Todas las opiniones o argumentaciones pueden serlo. Para gustos los colores y cada uno puede pensar como le plazca. Sin embargo, a ti lo que te quita la razón es ese tono paternalista que empleas al decir “joven” como si los jóvenes no pudieran tener opiniones e intentas imponer tu criterio dando…no sé…algún tipo de lección. Cualquier tipo de idea es debatible.

Escribir un comentario