Cómo prevenir el fracaso escolar

como-prevenir-el-fracaso-escolar

Todo lo que a los padres les interesa saber

María José Catanesi/Logopeda de Clínica Robles

Se habla tanto del fracaso escolar y las cifras que nos llegan son tan alarmantes que desde muy pronto los jóvenes padres se plantean el tema con preocupación. Pero qué hacer para prevenir el fracaso escolar de nuestros hijos.

Lo primero que necesita un padre es información, ya que como siempre se ha dicho: no hay escuela de padres que nos haga llegar preparados.

Saber qué es lo esperable en cada etapa del niño es un dato que todo padre que está atento al desarrollo de su hijo desea saber. De todas formas, como cada niño es un mundo y sigue sus propios derroteros, el desajuste de su desarrollo en alguna conducta esperable es una señal que antes de preocuparnos debe ser valorada por un especialista.

 

EDAD

 

CONDUCTAS  ESPERABLES

 

 

1 mes

 

Mira a su madre cuando le habla. Produce vocalizaciones guturales y sonidos vegetativos.

 

 

2/ 3 meses

 

Sostiene la cabeza. Sigue objetos con la mirada. Sonríe. Balbucea rudimentariamente (gruñidos y chillidos).

 

 

4/ 6 meses

 

Gira la cabeza y le gusta jugar con objetos ruidosos. Ríe. Se mantiene sentado. Transfiere de una mano a la otra. Aumenta las vocalizaciones por refuerzo social.

 

 

7/ 10 meses

 

Ve y reconoce a un adulto a distancia. Mira objetos caídos y busca objetos escondidos. Gira la cabeza siguiendo un sonido. Se sienta por sí solo y gatea. Imita. Balbucea sílabas idénticas y sucesivas: mamama, papapa, patata.

 

 

11/ 15 meses

 

Camina. Presta atención a su nombre. Comprende la palabra no. Señala. Dice sus primeras palabras con valor de frase.

 

 

18 meses

 

Sube escaleras. Arma torres de dos o tres cubos. Localiza sonidos a mayor distancia.  Muestra. Cumple órdenes verbales simples (dame, toma, lleva, etc.).

 

 

2 años

 

 

Baja escaleras y corre. Utiliza la cuchara con bastante destreza. Identifica el nombre de los objetos cotidianos. Une dos palabras a modo de frase. Responde sí y no. Pide más.

 

 

3 años

 

Es más independiente y disfruta de su autonomía. Empieza a cooperar en el hogar y a hacer amigos. Salta en dos pies y lanza la pelota. Cumple órdenes verbales complejas. Dice oraciones de tres o cuatro palabras.

 

Otra cosa que todo padre se pregunta es qué debe ofrecer al niño para favorecer su desarrollo normal.

Los niños necesitan un ambiente rico en estímulos, una familia amorosa y unos padres que valoren sus aprendizajes y minimicen los efectos de sus fracasos para que crezcan con confianza en sí mismos. Tres elementos que no pueden faltar para un buen desarrollo: estimulación, afecto y autoestima.

Sin embargo, hay niños que han tenido un desarrollo normal pero al iniciar la escolaridad presentan algunas dificultades en el aprendizaje y el fantasma del fracaso escolar reaparece. Entonces, los padres vuelven a necesitar información.

Los problemas de aprendizaje se detectan en la escuela, durante los primeros años de primaria o incluso en educación infantil. Las escuelas se encuentran cada vez mejor equipadas para detectar y hacer frente a este tipo de problemas por lo que son una muy buena fuente de información.

Es importante saber que un problema de aprendizaje no es causa directa de  fracaso escolar. Hoy en día, con una detección precoz y una atención especializada, los niños pueden sortear sus dificultades y salir adelante.

Otro tema importante a tener en cuenta es que los problemas de aprendizaje o la baja capacidad intelectual no son la única causa posible de fracaso escolar. A veces, puede ser, por ejemplo, la falta de autoestima o de motivación, o problemas de integración en el grupo escolar.

En las épocas que corren, existen muchos recursos para estimular el desarrollo y para evitar cualquier tipo de fracaso escolar. Lo importante es estar informados y atentos, tener una buena comunicación con la escuela y recurrir ante cualquier duda a profesionales especializados (pediatras, psicólogos, pedagogos, logopedas, etc.) para que realicen un diagnóstico del niño, despejen nuestras dudas y nos orienten en los pasos a seguir.

 

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario