Dato y Almela abren una nueva vía en el Almorchón que han bautizado como ‘Espolón Albino’

dato-y-almela-abren-una-nueva-via-en-el-almorchon-que-han-bautizado-como-espolon-albino

Los escaladores ciezanos han actualizado una vía anterior, ‘la Albina’ y le han añadido al itinerario unos 120 metros de escalada en cresta

Crónicas de Siyâsa

Desde de lo alto de la Sinfonía Heroica, un 3 de noviembre de 2018, fecha de su primera ascensión, última vía equipada por la pareja de escaladores y equipadores ciezanos formada por Manolo Dato y José Ángel Almela, ya estaban pensando en su próximo sueño. Y los sueños se persiguen.

Ese mismo día, en sus mentes, germinó la idea de realizar una ascensión desconocida. Una vía directa al pico más emblemático de la escalada ciezana: la cara norte del Almorchón.

Tras un trabajo de búsqueda histórica, se encontraron que esta ascensión ya había sido realizada, nada más y nada menos, en 1975 por Agustín Alemán Clares y Pepe Sequier Carasa, bautizando la línea como ‘la Albina’. Eso sí, con las técnicas y metodología de ascensión de la época, en la que agarrarse de algún clavo y usar estribos para cruzar los pasos más compilados era lo habitual.

Dato y Almela entonces tuvieron clara la idea. Querían actualizar esa vía, (equiparla en modalidad semi-equipada), añadirle una gran tirada de cresta desde donde nace esta majestuosa pared norte y, por supuesto, hacerlo todo con la técnica de escalada clásica actual, en la que únicamente se dispone de las manos y pies para agarrarse en la pared hasta completar la tan ansiada ascensión de esta cara norte.

Tres días les ha costado al dúo convertir este sueño en realidad. Un primer día de investigación y desarrollo del itinerario más adecuado y seguro. Un segundo día de equipamiento y limpieza de las piedras con riesgo de desprendimiento. Y un tercero, fecha esta ya marcada a fuego en sus memorias, un 18 de septiembre de 2019, en la que completaron 4 horas de ascensión y descenso de un itinerario que han bautizado como ‘Espolon Albino’, en honor a su primeros aperturistas y modificándolo por añadir al itinerario unos 120 metros de escalada en cresta.

La escalada resultante no resulta de excesiva dificultad, graduando la vía con una dificultad máxima de IV+, pero para escalar sus más de 150 metros verticales nos advierten que «no es una escalada sencilla, ya que su modalidad de semi-equipada y la idiosincrasia de esta pared requiere mucha experiencia para no meterse en líos».

Fuentes del club Cieza Vertical, colaborador económico en la apertura de esta maravillosa línea, manifiestan que “solo nos queda agradecer el esfuerzo de esta pareja e invitar a todo escalador con espíritu aventurero a disfrutar de un gran día de escalada en esta montaña mágica”. 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario