De aquel Bolonia estos lodos

Carlos J. Lucas Gonzalez - Cronicas de siyasaVeinte días (y lo que te rondaré) llevamos asistiendo al MasterGate de la señora Cifuentes. Cada día una nueva información, cada día alguien que se desdice, alguien que se arrepiente y rectifica, alguien se asusta y carga contra otro, los profesores contra el director del máster, el director contra rector, el rector contra todos los demás…Para finalmente, cuando ya no hay ninguna luz al final del túnel, enviar todo a la fiscalía y que sean ellos los que traten de esclarecer quién miente, falsifica, prevarica, abusa de posición de poder…

En esta España nuestra, nos hemos acostumbrado-vacunado-anestesiado-cansado-desansiado, de la corrupción a todos los niveles. Es tan cotidiano que nada nos sorprende.

Vivimos en sociedad, y como tal, hay que cumplir ciertas normas de convivencia como la higiene. En cualquier lugar de trabajo, escuelas, lugares de ocio, por la calle…lo normal es ir aseado. Cuando alguien no cumple esas normas de higiene tendemos a aislarlo, a dejar aire entre esa persona y el resto. Nadie quiere estar al lado de alguien que huele mal, que apesta a sucio, que tiene aspecto antihigiénico. Es lo normal.

Menos en política. El colectivo político español, hace tiempo que incumple esas normas de higiene. Les da igual oler a sucio, es más, se regodean en su cochinería, se sienten cómodos en su burbuja sucia. Les da igual que a su paso el olor a podrido lo impregne todo, ellos siguen en su sitio y con sus “quehaceres normales”. Sin embargo, apenas se les reprocha que no cumplan las normas básicas de higiene, digo más, parece que cuanto más se hunden en el fango, cuanto peor es el olor que desprenden, mayor es la aceptación por parte del resto de la porqueriza. “Es el cerdo que peor huele del corral, pero es nuestro cerdo!” Pues eso, la higiene es básica para el normal transcurrir de la vida, social y política, por tanto, si normalizamos lo antigigiénico, no queda otra que asumir que nos estamos convirtiendo en unos marranos.

Como decía al principio, del tema MasterGate ya queda poco que aclarar, salvo lo que decida la fiscalía y los jueces. Porque como tengamos que esperar a que la política higienice a sus miembros mas sucios, lo llevamos claro.

Lo que si me crea mucho miedo y me siembra el corazón de tristeza es que nadie (al menos yo no lo he oído) hable de como el sistema educativo ha recibido en su línea de flotación un durísimo golpe. Uno de los grandes avances de nuestra sociedad ha sido LA EDUCACIÓN, universal, al alcance de todos. Esa educación que ha permitido a cualquier “hijo de nadie” poder llegar a ser alguien. La educación salta las barreras sociales y de clases, permite que un hijo de pastor, de jornalero, de albañil, de camarero…de obrero en general, pueda competir en igualdad de oportunidades para hacerse un hueco en la vida. El sistema educativo ofrece la garantía de primar el esfuerzo, la inteligencia, el tesón, el sacrificio, el trabajo duro…para que cualquiera pueda obtener un título sin más ayuda que su dedicación.

Gracias al plan Bolonia y la mercantilización del sistema educativo tenemos casos como el de la presidenta de Madrid, que sin esfuerzo, sin sudar, sin pasar noches en vela dedicadas al estudio, pueda obtener una titulación que la iguala a los que de verdad se han esforzado. Simplemente mostrando la billetera, ofreciendo un trato, un puesto mejor o un favor a cambio, al que debe examinar y expedir el título.

En el momento que el dinero decide quien tiene mejores estudios desmontamos la democracia que ofrece el sistema educativo. Volvemos a dejar en manos de las élites adineradas los mejores títulos y, por ende, las profesiones más prestigiosas, dejando varios peldaños atrás a los que no pueden pagar.

El sistema educativo tiene una herida muy grave. Con su mercantilización se le hace mucho más susceptible a la corrupción.

Y podréis decirme, “estás desprestigiando y poniendo en duda la honorabilidad y el trabajo de profesores, directores, rectores, decanos…”. Pues no, no dudo de todos ellos, temo del poder del dinero. Como decía Ricardo Darín en la película Nueve Reinas: “El mundo esta lleno de prostitutas, lo que escasean son financistas”. Pues eso, que al final todo el mundo tiene un precio.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

One thought on “De aquel Bolonia estos lodos

  1. jajaja

    Hay que ver, hay que ver, Carlos. Hay que ver.
    Primero: revisa esa ortografía. Para hacer columnas en prensa, primero hay que saberse las reglas. Todas.
    Segundo: el sistema educativo español ha estado, desde la democracia, en manos de la izquierda. El PP quiso cambiar algo y no le dejásteis.
    Tercero: si acusas, acusa a todos por igual. Cuando venga Errejón le lanzas besitos. Sí, a ese de la beca.
    Y cuarto: a mí lo que me siembra el corazón de tristeza es que un producto del sistema educativo de izquierdas se alce en voz de algo… con un texto repleto de faltas de ortografía.

Escribir un comentario