Editorial

editorial-gota-fria-cieza

LA ‘GOTA FRÍA’ EN CIEZA

Cieza sufrió la semana pasada unos días auténticamente horrorosos, y todavía seguirá padeciendo los efectos, durante un tiempo, de una de las mayores ‘gotas frías’ que se recuerda por estos lares. Ciertamente, hace 30 años los daños y la crecida del río con las riadas eran mayores. Pero en este aspecto tiene mucho ver la labor de contención de las nuevas infraestructuras, lo que no quita que esta semana pasada cayera una tremenda cantidad de agua en la localidad que desbordó el río e inundó colegios, comercios y cocheras.

Se tuvo que desalojar a familias de sus viviendas ante el riesgo para su propia integridad física, tanto en la vega del río como en el Cabezo de la Fuensantilla o ‘Los Casones’. En este sentido, fue muy importante el trabajo de los servicios municipales, de Cruz Roja, de la OJE, de la Policía Local, de la Guardia Civil, de los bomberos, de Protección Civil y de tantos voluntarios anónimos que dieron lo mejor de sí en unos momentos muy delicados.

Por otro lado, este suceso también nos deja de manifiesto que urge actuar en el Cabezo de la Fuensantilla. En la barriada ciezana existen viviendas que ponen en peligro la salud de sus moradores. De hecho, todavía hay dos familias que no han podido regresar a sus casas debido a este motivo.

Otro factor importante que ha sacado a la luz esta desgracia metereológica es la solidaridad ciezana. Se suele decir que no hay mal que por bien no venga. Pues en este caso hemos podido constatar el altruismo de muchísimas personas y asociaciones (como los Scouts y OJE) que, durante y después de la ‘gota fría’, se pusieron el mono de trabajo ayudando en el traslado de las personas afectadas y quitando lodo y barro de las viviendas. Además, del desempeño del Ayuntamiento y los servicios municipales, cabe destacar también a Cruz Roja, cuyos voluntarios ayudaron a las personas trasladadas al albergue y al polideportivo municipal durante todo el día y toda la madrugada. Desde aquí nuestro tributo hacia ellos por un extraordinario trabajo que no es remunerado. Sin obviar la inmensa labor de la Policía Local, la Guardia Civil y los bomberos, que anteponen el cumplimiento de su deber a pesar de los riesgos. Por último, esa solidaridad ciezana también se reflejó hacia el exterior. Este medio de comunicación publicó en las redes sociales la petición de ayuda que realizaba una lectora para Orihuela y, rápidamente, dicha solicitud fue atendida por otros lectores. Esto, sin lugar a dudas, es el lado positivo de la ‘gota fría’. Y, por supuesto, que, a pesar de los daños materiales, no se haya producido ningún fallecimiento como si ha sido el caso en otras zonas afectadas por la DANA.

Finalmente, otro de los daños colaterales las lluvias torrenciales ha sido el aplazamiento de la tradicional romería ciezana. La Junta de Hermandades Pasionarias (JHP) ha asegurado a esta redacción que se ha visto forzada debido a la impracticabilidad de los caminos de acceso, pero que se realizará cuando esté solucionado el problema. Habrá quien piense que quizá no era necesario suspenderla y que se podría solucionar el problema antes de la fecha marcada. Sin embargo, nosotros consideramos que la decisión adoptada por la JHP es la correcta, pues la integridad de las personas está por encima de todo.

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario