Editorial

editorial-navidad

Ya nos encontramos inmersos de lleno en las fiestas de Navidad. Una época que tradicionalmente viene cargada de buenos deseos. En Crónicas de Siyâsa también esperamos que muchos de los anhelos de nuestros vecinos y vecinas se cumplan, tanto en materia económica, como social, y que, además, vengan acompañados de las infraestructuras necesarias para paliar los problemas que afectan al conjunto de la ciudadanía. Como así esperamos y creemos.

En estas fiestas tan entrañables en las que nos adentramos todo debería ser felicidad, aparcando por un instante los problemas que nos afectan. Sin embargo, no todo el mundo es capaz de hacer este necesario respiro tan saludable. Todo lo contrario. Parece que a algunos se les dispara la vena más criminal. Esta pasada semana nos convulsionaba la terrible noticia de la agresión sufrida por un ciezano que quedó en coma por, simplemente, intentar mediar en una pelea.

Este chico, que es una excelente persona, lo único que pretendía era poner paz ante la sinrazón de la violencia. Y fue salvaje y vilmente agredido. Además, su agresor, que por el momento se encuentra en prisión, cuenta con antecedentes por un hecho similar sucedido hace dos años. Solo deseamos, ya que es época propicia para ello, dos cosas. Primero, que la víctima se recupere lo antes posible, y que pueda volver a hacer su vida normal y estar con sus familiares. Y segundo, que todo el peso de la justicia caiga sobre el agresor que realizó tan criminal acción. Es reincidente y la justicia debe velar por la seguridad de los ciudadanos. No sería de recibo que estuviera libre en poco tiempo. No lo entendería ni la familia del agredido ni el resto de la ciudadanía de Cieza.

En otro orden de asuntos, esta semana también hemos conocido el anuncio de una denuncia contra el Ayuntamiento por parte de la formación política VOX Cieza. Manifiestan que los residuos de la limpieza que realizaron los Consejos Comarcales han quedado en una parcela sin recoger y por ello lo han denunciado ante el Seprona. Exigen que la supuesta multa que “le caiga” al Consistorio sea asumida personalmente por los ediles Antonio Moya, responsable de los Consejos Comarcales, y Francisco Saorín, al que consideran cooperador necesario pues de aseguran que desde su concejalía se prestaron los camiones y tractores para almacenar los residuos en la parcela. Además, exigen sus dimisiones.

Desde esta redacción nos hemos puesto en contacto con Antonio Moya, el edil de Empleo y Medio Ambiente, quien ha afirmado, rotundamente, que la parcela no se quedará así, sino que se está procediendo al reciclado de los residuos, precisamente con la intención de ahorrar costes de transporte a las arcas municipales y que en la actualidad no se ha terminado el proceso, que además insiste que es el habitual y que estará concluido en unos días.

La veracidad de este asunto parece sencilla. El tiempo dará y quitará la razón a las partes en conflicto. Si en pocos días la parcela está limpia y reciclada, tendrá razón el Ayuntamiento y si no es así, la tendrá VOX. En breve, conoceremos la solución a este conflicto.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario