Eduardo Garzón: “Mienten para convencer que las pensiones no son sostenibles”

eduardo-garzon-mienten-convencer-pensiones-no-son-sostenibles

Ésta es una de las conclusiones que ofreció el joven y ‘popular’ economista ante una sala repleta de asistentes, dentro del ciclo “Los debates de la primavera” organizado por IU-Verdes de Cieza

Crónicas de Siyâsa/Izquierda Unida

La presentación del conferenciante y de su libro “Los mitos económicos de la derecha” corrió a cargo del responsable de organización de la federación de izquierdas en la localidad, Pablo García, quién dijo que “cuando entramos en un sistema en el que los poderes dominantes están al servicio de los poderosos; estos hacen que la economía sea vista como algo complicado, como algo ajeno a nosotros, como algo que ‘hay que dejar a los que saben’, que la economía no depende de la derecha o de la izquierda, sino que es una ciencia exacta cuyos dogmas no pueden contradecirse” y eso es lo que quiere dar a conocer para desmontarlo Eduardo Garzón en su libro.

Eduardo Garzón, enlazando por el presentador del acto, comenzó diciendo que “intentan convencernos de que no hay alternativa al sistema” y si esto nos lo creemos seremos “personas dóciles que no lucharemos por un modelo económico mejor y más justo”, para seguidamente precisar que su libro es una herramienta de combate para desmontar aquello que se presenta como verdades absolutas.

“En las universidades –puntualizó- a los estudiantes se nos adoctrina, se nos dice que solo hay una visión de la economía y se nos oculta que hay otras; se nos explica que hay que gestionar las empresas exclusivamente para que sus dueños obtengan más beneficios”, ‘vendiendo’ la economía como una ciencia exacta, “de tal forma que la gente sale de las facultades de economía pensando que solo hay un enfoque y que no hay más”.

El conferenciante, entrando en los “los mitos económicos de la derecha”, explicó que hay muchos mitos que se nos trasladan con el único objetivo de defender un estatus quo que es absolutamente injusto, porque la minoría se beneficia mientras la mayoría social sale perjudicada; mensajes que se lanzan para que los de abajo piensen que no hay alternativas para cambiar las cosas, por lo que desde el libro lo que se pretende es ofrecer herramientas y argumentos para que la gente que sueñe y busque alcanzar un mundo mejor no se resigne y acepte que no hay alternativa y se conforme con lo que hay”.

Sobre el ‘Plan de empleo garantizado’, como alternativa económica a las políticas de empleo del gobierno, explicó que “consiste en una política económica que plantea que el estado tiene la obligación de garantizar un puesto de trabajo en condiciones dignas y de carácter indefinido a toda aquella persona que quiere y que pueda trabajar con actividades que redunden en beneficios sociales, económicos y medioambientales”. El plan, precisó, consiste en la generación de un millón de puestos de trabajo en solo un año.

Otro “mito” que abordó, fue el de las pensiones, afirmando que “nos intentan convencer que las pensiones son insostenibles por lo que hay que pensar en estrategias como recortarlas, aumentar la edad de jubilación e incluso algunos se atreven a decir que pensemos alternativas de ahorro como los planes privados de pensiones,  cuando en nuestro país gastamos un punto porcentual del PIB por debajo de la media europea, por lo que no estamos hablando de un sistema público generoso, de hecho la mayoría de las pensiones están por debajo de los 800 euros mensuales. Por tanto, el problema no es tanto de gasto sino de ingresos, ya que nuestro país ingresa una media de ocho puntos porcentuales del PIB por debajo de la media europea, por lo que hay margen para obtener la financiación suficiente para garantizar unas pensiones dignas. Lo que hay que plantearse es qué necesitamos hacer para que nuestros mayores tengan una vida digna, ésta es la pregunta y no el dinero”.

Explicó que la política y la economía son dos caras de la misma moneda, por ello fue muy crítico con la posición de Rajoy cuando dice que no hay dinero para revalorizar las pensiones al ritmo del IPC, que costaría 2.300 millones de euros. En  este sentido afirmó que “el ejecutivo ha perdonado 4.000 millones de euros a las grandes empresas y fortunas por un retraso de Montoro en tomar decisiones y 5.124 millones euros al banco Santander, a CaixaBank y a Bankia en el impuesto de Sociedades gracias a los créditos fiscales; desveló que el rescate a las autopistas cuesta 6.000 millones de euros, el de los bancos 40.000 millones de euros; asimismo, dijo que se permite la pérdida anual de 48.000 millones de euros por corrupción en la contratación pública, se perdonan 4.000 millones de euros en bonificaciones a las cotizaciones de los empresarios a pesar de que la medida no sirve para crear empleo y 6.800 millones de euros en cotizaciones a las empresas que contratan empleados con salarios superiores a los 40.000 euros anuales, además, de que se ha optado por comprar fragatas, tanques y drones militares por importe de 11.000 millones de euros”.

Finalizó diciendo que lo importante que se intenta transmitir desde el libro es que “hay alternativas económicas para que construyamos entre todos un mundo mejor y que cuando nos dicen que tenemos unas idea muy bonitas, cuando intentamos repartir la renta y la riqueza de una forma mucho más equitativa y más solidaria, tenemos que tener en cuenta que eso es al fin y al cabo una opinión y que sabemos que nuestras comunidades son muy ricas y que lo que tenemos es una riqueza muy mal repartida”.

Posteriormente se abrió un coloquio muy participativo donde tomaron la palabra cerca de una decena de personas del público asistente.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario