El “Recreo” de Cieza

bar-recreo

Recuperamos la historia de un local emblemático de nuestro municipio, escenario de la vida pública de miles de ciezanos: el Bar Recreo

Miriam Salinas Guirao

“Este magnífico y delicioso bar situado en el punto más céntrico de la población, en la entrada del Paseo de Marín Barnuevo, es el sitio más concurrido por su servicio esmerado y limpio y porque a todas horas encuentra todo el que lo visita cuanto desea. En aperitivos, hay cuantos sueñe el paladar más refinado. Licores de las mejores marcas; conservas de todas clases; helados variados, cerveza Mahou, Águila, Cruz del Campo y Damm. Huerto ventiladísimo con mesas al fresco. Visitadlo una vez y os convenceréis de sus envidiables condiciones, las que no tiene ningún otro centro de su clase. Gran economía en los precios.” Así se anunciaba el Bar Recreo el 19 de agosto de 1923 en el semanario Nueva Cieza. Ocupaba una página entera. La suscripción a este “semanario independiente” impreso en Hermanos Buitrago de Cieza era un mes 0,50 ptas, número suelto 0,15 ptas.

Años antes aparecía en los diarios regionales, concretamente en febrero de 1919 en El Tiempo y en El Liberal de Murcia. Los periódicos recogían que la Guardia Civil de Cieza daba cuenta de “haber copado” una partida de juego en el Bar Recreo. Recogieron una baraja y una pequeña cantidad en metálico. Pero el escenario del céntrico lugar también presenció reyertas. Una de ellas fue publicada el 20 de julio de 1924 en La Verdad de Murcia. La trifulca ocurrió años antes, en abril de 1922. Los implicados: Manuel Pérez Lucas “modelo de jornaleros” y Manuel Parra Lucas. Según el periódico regional: “El buen Manuel Pérez Lucas se encontraba tranquilamente en el Bar Recreo cuando llegó su empedernido adversario y suscitó la cuestión propinando un garrotazo que originó un juicio de faltas por el que el agresor hubo de sufrir quince días de arresto menor”.

Era también el Bar Recreo testigo de fiestas y bailes. El 17 de febrero de 1928 en El Liberal de Murcia anunciaba que para los días del Carnaval habría grandes bailes en el teatro Galindo y en el Bar Recreo de la viuda de Ricardo Piñera. El 22 de febrero de 1931 en La Verdad de Murcia se informaba de los bailes en el Casino y en el Bar Recreo para festejar el Domingo de Piñata.

El Bar Recreo, testigo de idas y venidas, cuadro de una época, se anunciaba en el periódico Nueva Cieza. Hacía gala de sus “colosales aperitivos”: filetes de anchoas en royo con alcaparras, mejillones en escabeche, navajas al natural… En otro anuncio aparecía: “Bar Recreo a cargo de la viuda de Ricardo Piñera: cafés, cervezas y licores, se sirven chocolates a 40 cts, café con tostada a 40 cts”.

En el semanario Nueva Cieza se daba noticia de lo ocurrido ya no solo en el local, también de lo que le sucedía a la dueña y a sus empleados. El 14 de enero de 1923 Nueva Cieza  celebraba: “Se encuentra mejorado de la difícil operación que le fue practicada por el ilustrado Gregorio Parra, al hijo del simpático camarero del Bar Recreo”. El 4 de febrero de ese mismo año se informaba del fuerte catarro que obligó a Concha Marín, dueña del bar, a permanecer unos días en cama. Incluso, el 8 de abril contaba: “Se encuentra enfermo desde hace unos días, Pedro Salmerón camarero del Bar Recreo. Nos alegraremos de su pronta y total curación.”

El Bar Recreo como rincón perdido de Cieza atesoró la música, las voces, las risas y lamentos del pueblo. “Este magnífico y delicioso bar” recupera, en estas letras, su sitio.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario