El futuro de la izquierda

 

En el momento de leer estas líneas estaré participando como delegado en el congreso de UPYD que decidirá el futuro de esta formación, joven comparada con otras formaciones políticas, algunas incluso centenarias.

UPYD fue creado en 2007 cuando Rosa Diez abandonó el PSOE y desde entonces ha estado luchando por mejorar la sociedad, fieles siempre a unos principios abanderando la lucha contra la corrupción política y persiguiendo la igualdad entre los ciudadanos. La formación de centro-izquierda abrió una brecha en el bipartidismo consiguiendo más de un millón de votos en las elecciones generales de 2011. La combinación de diversos factores, sobre los cuales ya hemos realizado suficiente análisis y autocrítica, nos llevó a perder casi la totalidad de esos votos tan solo 4 años después, con el resultado de la confirmación del bipartidismo con las respectivas réplicas de los partidos mayoritarios con su sucedáneo Podemos y Ciudadanos.

Siempre he pensado que las personas tendemos hacia el pensamiento dual o binario, terminando por escoger entre las 2 opciones principales que se nos presentan en diversos ámbitos de nuestras vidas. En el caso de la política, desde la antigüedad siempre han existido corrientes progresistas que promulgan avances rompedores de la dinámica de cada momento, junto a grupos conservadores que defienden con uñas y dientes el status actual. Ambas corrientes son imprescindibles, se complementan y compensan una a la otra. Si el conservadurismo fuera predominante, no habríamos salido de las cavernas, y si el pensamiento transgresor de la norma fuera constante el resultado sería el caos.

Es por ello que es necesario que ambas opciones convivan y se alternen de forma democrática en el gobierno, en este caso que tratamos, para poder ir avanzando al mismo tiempo que cambia y evoluciona el pensamiento y la moral de la sociedad, con la velocidad adecuada para que así, esta sea capaz de asimilar los cambios propuestos. Se requiere una opción de gobierno con ideología de derecha e izquierda las cuales sean capaces de hacer avanzar a nuestra sociedad al mismo tiempo que se garantiza la estabilidad. El principal partido de derechas, y hasta hace apenas un par de años el único existente, es público y notorio que ha estado enfangado en casos de corrupción hasta su cúpula de dirección, y no ha sabido extirpar esa lacra ni colaborar con la justicia para mantener su imagen, lo que ha dado alas a los partidos que le aparecen por ambos lados de su espectro ideológico.

Sin embargo, el caso que ocupa y preocupa en este artículo es la opción contraria, la izquierda. El PSOE ha sido el partido que más años ha gobernado España, para ello abandonó el marxismo en 1979. El problema es que aquel PSOE que ilusionó a un país tras la dictadura ya no existe. La corrupción institucionalizada y los coqueteos con los nacionalistas cuestionando nuestro modelo de país le ha llevado a perder votos elección tras elección siendo sobrepasado en los últimos comicios quedando en tercera posición e imposibilitado por tanto para gobernar a corto plazo. La otra alternativa de izquierda, representada por Podemos, no termina de llegar a una mayoría clara de votantes, quedando estancada en porcentaje de voto por motivos obvios. El que electores que han abandonado al PSOE hayan optado por otros partidos diferentes a la formación de extrema izquierda, o por la abstención, es una señal clara del rechazo que este partido provoca en amplios sectores de la sociedad.

Es por todo lo anterior que pensamos que UPYD puede ser esa opción moderada, realista, sensata, limpia de corrupción, que defienda España y a los españoles de los desafíos a los que se enfrenta en el siglo XXI, enterrando de una vez los conflictos de siglos anteriores. Lo hemos demostrado en el tiempo que estamos en política, pensando en primer lugar en actuar como servidores de la ciudadanía, y actuando con contundencia contra los corruptos, lo que nos ha granjeado enemistades en variados frentes. Este congreso debe ser el punto de inflexión donde nos reafirmemos como una alternativa real a los partidos que han defraudado a tanta gente, para ello continuaremos trabajando.

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario