Una modesta propuesta (para paliar nuestras deficiencias económicas)

Hoy en día es innegable que los salones de juego y el alcoholismo son un problema para la economía de muchas familias. Están azotando con mucha fuerza nuestra pequeña localidad e incluso veo a gente que se cruza de calle para no entrar dentro de la vorágine. No podemos negar que es muy suculenta esa mezcla de esperanza en victoria e incertidumbre en si te puede sacar de un apuro. Aunque que te resuelva el futuro parece que lo va complicando a la gente que decide apostar por este estilo de vida, este trabajo tan mal recompensando para todos los quebraderos que cabeza que conlleva. Por eso me gustaría proponer algunas medidas para aumentar puestos de trabajo y que prospere nuestra localidad (y ya de paso nuestro país). Quizás aplicando al menos dos de ellas, la gente que se acerca a las apuestas y al alcoholismo ya lo podría hacer como hobbie, como el sector más pudiente de nuestra sociedad.

Me podría extender muchísimo, ya que no son pocas las medidas que puede afrontar un país en el que no se escondía el sol. Podríamos adoptar la de ese tiempo y serían las más útiles, pero a nivel de país no está bien visto a los ojos de las principales organizaciones que intentan regular los derechos humanos. También querría pensar que de la población en general. Así que eso se lo dejamos todo al don Amancio Ortega, así que no será un ejemplo a seguir, muy a mi pesar.

La primera medida que me gustaría proponer sería alquilarle Cataluña a los catalanes, y así de paso nos quitamos uno de los principales mareos de cabeza que sufrimos en este país, y en la cenas de navidad. Podrían disponer de su independencia por periodos estipulados de tiempo, con una alta fianza para que no rompan más cosas por dentro de sus fronteras. Esta medida no me convence del todo porque sería poner un parche por un periodo concreto de tiempo, pero me parece eficaz hasta que las otras medidas no empiecen a dar sus frutos. Después de eso, querrán dejar de arrendar el territorio.

La siguiente medida vendría acorde con la anterior, conseguir el apego de otros territorios que quizás no verían con buenos ojos este trato de favoritismo. Hablo de reindustrializar el norte, para tener contentos a los vascos y aragoneses, que han votado a Podemos en Zaragoza, y esto siempre parece ser un factor de riesgo. Con esta nueva industria usarían menos agua y la podrían enviar al sur. He pensado que parte de esta industria podría ser bombear toda la que tengan hasta aquí e ir cuidando esas máquinas. Por si no fuese trabajo suficiente para la gente de dichas comunidades, podrían llevarse nuestras desaladoras, que nos ocupan espacio de playa. Estas medidas ya empezarían a reflotar el PIB del país y empezaría a repercutir directamente en nuestra región, porque hay agua para todos, nos cuenten lo que nos quieran contar. ¿Cómo va a existir el cambio climático si la Tierra es plana?

Otro de los problemas que hay que afrontar es que la nueva generación no tiene esperanzas. Ya fuera de resolver los problemas económicos, nos vendieron la generación mejor preparada, es cierto, pero con menos salida. Y muy poca gente se puede meter ya a la política porque se están saturando las Cortes, Congresos, concejalías, consejerías, etc. Esta generación de quejicas suele tener muchos estudios en cosas científicas, y aquí desarrollo otra medida más: Crear el botón nuclear más grande. Es cierto que competir con Donald Trump y Kim Jong Un en ese aspecto es bastante complicado, por eso creo que mejor lo hacemos a jiviri, por lo bajini, ir almacenando las armas de destrucción masiva sin que nadie se entere, no vaya a ser que se chive Aznar y nos hagan un Irak.

Por suerte en este país vivimos desde hace mucho tiempo en una sana y potente democracia. Me es inevitable negar que me he visto influido en sacar todas estas ideas gracias a los mejores presidentes de nuestra democracia: Don Jose María Aznar y Don Felipe Gonzalez. Fue un golpe maestro la recalificación de todos los suelos para conseguir que pudiésemos hacer casas para albergar a todas las gentes que vienen de turismo. Podremos acoger en ellas también a las personas refugiadas, ya que si vamos aceptando estas medidas no podremos abarcar tanto trabajo. La privatización de la industria fue un parche que nos salvó de quedarnos sin poder pagar las pensiones. Y la guerra de Irak una manera de apoyar completamente a nuestra juventud, tanto a la científica como a la que no sabía qué hacer y el ejército les brindaba nuevas sensaciones.

Nos hemos despistado un poco, es cierto, pero España puede volver a ser una potente maquinaria del motor de Europa. Me encantaría aportar más medidas, pero debo poner las cosas en su sitio. Todo esto lo hago por el amor que profeso a mi país, pero no puedo trabajar tanto en ello sin un sustento económico. Si alguien que lee esto lo ve una opción para poder devolver la gloria a nuestro pueblo, por favor, que monte un crowfunding con mi cuenta corriente y así podré moverme todo lo necesario para llevarlo a las más altas cúpulas.

Claro, que son medidas temporales, pero ayudarán a paliar las ruinas de ahora, las próximas generaciones tendrán que ver de qué manera pueden ir revirtiendo nuestras malas costumbres, como hacemos ahora con las anteriores. Espero que al ponerlo todo en práctica, la gente pueda consumir más, hayan más salones de juego, estos a su vez contraten a más trabajadores, y llegue más dinero al ganar todas las apuestas que se vayan haciendo.

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario