“Todo bajo control”

Carlos J. Lucas Gonzalez - Cronicas de siyasaHace unos años creé la web “Cieza en Movimiento”. En dicha web publicaba notas de prensa, y mediante las redes sociales, las comentábamos y debatíamos. Cierto día, alguien me dijo: “¡¡¡Que mal gusto de web!!! ¡¡¡Tiene publicidad de sexo, contactos eróticos y paginas porno!!!”. Rápidamente le contesté: “Querido amigo, la publicidad que aparece en la web no la pongo yo. Esa publicidad la introduce Google automáticamente, atendiendo a tus gustos y a tus hábitos en internet. Si a ti te aparece porno es porque te gusta y buscas porno. A mi cada vez que entro, me aparece publicidad de cámaras de fotos”. Automáticamente, tras el cachondeo generalizado y preso de la vergüenza , me bloqueó o eliminó su perfil.

Aunque el hecho nos lo tomamos a risa, pensándolo fríamente, tiene un trasfondo muy inquietante, LA RED NOS CONOCE MÁS DE LO QUE CREÍAMOS.

En los últimos meses, venimos leyendo y escuchando el escándalo de Facebook + Cambridge Analytica y la filtración de perfiles y datos personales. La empresa, había utilizado (supuestamente) esos datos para interferir en el proceso electoral estadounidense. ¡¡¡Que escándalo!!! ¡¡¡Intolerable!!! Pero…¿en realidad os sorprende?

De siempre se ha dicho: “Cuando un servicio es gratis, es porque tú eres el producto”. Tus datos valen muchísimo. Cualquier persona es un potencial cliente, de lo que sea, y cualquier empresa quiere tenerte en su base de datos.

Uno de los directivos de Cambridge Analytica decía en una entrevista: “Con treinta reacciones de Facebook, conocemos mejor los gustos de un adolescente que sus padres. Con cien reacciones de Facebook, conocemos mejor los gustos de una persona que sus mejores amigos. Con quinientas reacciones, conocemos mejor los gustos de una persona que su pareja…”

Ciertamente inquietante. Crees que solo interactúas con amigos, pero un tío en Londres está creando una base de datos exclusivamente para ti, para ofrecerte un internet a la carta, manipulado, descafeinado…Solo atendiendo a lo que te gusta.

Pero hay algo más inquietante, saben lo que te gusta, pero también saben lo que odias.

Las redes sociales utilizan tus gustos para hacer negocio, pero también utilizan tus odios…para hacer política. No hay más que darte una vuelta por cualquier red social para ver la polarización, la radicalización, los extremos a los que nos están llevando. Noticias falsas, sesgadas, que solo buscan crear odio hacia un sector o partido.

Tras el escándalo de la manipulación electoral estadounidense, recuerdo a los políticos españoles decir que en España no ha habido nunca injerencias electorales en las redes sociales. ¿Perdón? En España hay una manipulación brutal. Solo hay que ver la cantidad de noticias falsas que circulan por Facebook, titulares tendenciosos que solo buscan crear odio y ni siquiera se corresponden con el cuerpo de la noticia. Saben que funciona, que se hará viral y la gente apenas lo discutirá. Internet y las redes sociales son tan inmediatos, tan fluidos, tan fugaces, que no dan tiempo a asimilar la información y poner a funcionar el pensamiento crítico.

Amparados en la libertad de expresión, muchísimos medios se dedican a manipular, sesgar la realidad, crear falsos mitos, crear odio. Una cosa es libertad para expresar tus pensamientos, tus sentimientos, tus ideales y otra decir mentiras impunemente. Un amigo decía el otro día en la red social que debería haber una policía de los medios. Obviamente le cayeron por todos lados, pero algo de razón tenía. No se trata de censurar nada y a nadie, pero si velar porque la población no sea ganado en manos de grandes medios. Se trata de evitar que una falsa noticia desate el odio de unos contra otros. Se trata de no dejar que los intereses financieros y políticos puedan desdibujar la realidad para hacer sus negocios. Se trata de que la era de la información no se convierta en la era de la manipulación. Si es que no se ha convertido ya.

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario