La Universidad también es nuestra

La universidad debería ser un lugar de conocimientos, un lugar de relaciones, de comunicación y creación de saberes, intercambio de experiencias y, en definitiva, de crecimiento personal y colectivo. La universidad pública debería ser también un espacio de SEGURIDAD, debería garantizar seguridad, aprendizaje y ofrecer un lugar donde se haga política, literatura, arte etc… bajo el prisma del respeto, la libertad de expresión, el feminismo, la sororidad, y la interseccionalidad en definitiva.

Sin embargo, nuestra universidad cada vez es más un espacio hostil, no sólo por el avance progresivo de la presencia privada, de empresas privadas y su publicidad, sino que además es escenarios de vergüenzas como la que iba a ocurrir este lunes en la Universidad pública de Murcia. En el campus de la Merced iba a tener lugar una charla “antiabortista” de mano del colectivo ultracatólico Más futuro y de su Escuela de Rescatadores Juan Pablo II.

¿Cómo se puede permitir en una universidad PÚBLICA que colectivos de este calado den charlas de este ámbito? No estoy hablando de coartar la libertad de expresión, pero llevamos por bandera la libertad de expresión de una forma que es hostil y agresiva. No todo debe pasar por el aro de esta libertad, esta libertad es poder expresarse, opinar, pero bajo unos marcos interseccionales que no conviertan un espacio en no seguro ni se ataquen directamente a cuerpos y existencias. La libertad de expresión no debe sobrepasar nunca los derechos humanos. Porque por culpa de gente como esta que van de sitio en sitio estigmatizando el aborto a través de videos que, realmente, no son solo demagógicos sino repugnantes e innecesarios, de fetos mutilados y demás barbarie,  miles y miles de mujeres mueren en abortos clandestinos o tienen hijxs que no desean. Gracias a la labor de esta gente, que tienen la idea imperiosa de que se mata a algo que habita en nosotras, sí en NOSOTRAS, en nuestros cuerpos, en nuestras barrigas,  miles de mujeres sí que mueren.

De la misma forma que quiero una universidad libre de pensamientos racistas, homófobos, transfóbos etc… también quiero una universidad feminista y libre de machismo. Y cuando lo que se cuestiona es el cuerpo de una mujer, su capacidad reproductora, su capacidad de decidir en su cuerpo y su vida, así como posicionar a las mujeres ante la muerte por no poder optar a un aborto seguro, libre y gratuito, estamos ante un cuestionamiento machista. Ese Dios que veneran sabe que si el hombre se quedara embarazado el aborto seria libre y jamás sería el cuerpo del hombre un espacio de cuestionamiento y de agresiones.

Y que no nos engañen con el lenguaje, el feminismo es lo provida. Su razón de ser es la creación de un mundo más justo donde los cuerpos sean libres y las diferentes realidades puedan existir. Queremos una sociedad que no condene a las mujeres más pobres o más vulnerables a morir desangradas con un aborto clandestino, porque prohibir el aborto y estigmatizarlo solo aboca a que miles de mujeres tengan que buscar otras vías no legales ni seguras, mientras que la gente de más poder adquisitivo puede viajar a países donde si es legal para acceder a un aborto seguro (cómo han venido haciendo la “gente de bien” desde la época del franquismo). Queremos una sociedad que no coarte ni delimite cuerpos ni vidas, y además que ofrezca una VERDADERA educación sexual y reproductiva adaptada  a las realidades de ahora.

Pero Murcia sorprende y  varias decenas de compañeras pararon la charla y resistieron con sus gargantas y su sororidad hasta que estos colectivos abandonaron la universidad. Fue improvisado, ese mismo día se difundía, y era muy bonito ver como se propagó y se pudo hacer algo ante estas agresiones machistas en nuestra universidad pública y en nuestros cuerpos. Porque, en definitiva, siempre están ahí, en tela de juicio, en el punto de mira, en la diana, NUESTROS CUERPOS. Pero nosotrxs y nuestros cuerpos podemos, una vez más.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

5 thoughts on “La Universidad también es nuestra

  1. y que

    no hay mas dictatorial que creer que lo público es de uno solo
    y eso lo haces tu
    en lo publico caben todas las opiniones no solo la tuya
    a ver si te enteras ya

    panda de dictadores que opinan lo mismo que tu o los echais de las universidades
    eso es lo que sois los podemitas

  2. Cieza y melocoton

    Verguenza deberia dar a esta chica escribir lo que escribe
    Lo publico es de todos y como tal todos tienen cabida. Se llama democracia

  3. Juan Modesto

    Hablas de democracia pero calificas lo que dice Marta Almela como “vergüenza”. Tan respetable es su opinión como la tuya.

  4. mmmmmmm

    que le digan a rosa diez lo que es una universidad hostil y agresiva

    quienes la echaron y no la dejaron expresarse? LOS DE PODEMOS DE LA COMPLUTENSE.

    quienes impidieron a esos antiabortistas expresarse en la UMU? LOS DE PODEMOS

    no hay mas señoria

  5. ciezanito

    Es que ni tu misma te aclaras, la libertad de expresion es libertad de expresion, mientras lo que se diga esté dentro de la ley tu solo deberias aceptarlo y punto y si no te gusta te largas y a otra cosa. Eres rehen de tus propias palabras y dictatorial en las formas y mas en un espacio tan sagrado como la universidad. No eres nadie para decir lo que esta bien o no, eso dejalo a cada cual que elija libremente. Tu boca emite cheques que la libertad no se puede cobrar, vuelve a leerte y mira como te contradices:
    ¿Cómo se puede permitir en una universidad PÚBLICA que colectivos de este calado den charlas de este ámbito? No estoy hablando de coartar la libertad de expresión, pero llevamos por bandera la libertad de expresión de una forma que es hostil y agresiva. No todo debe pasar por el aro de esta libertad, esta libertad es poder expresarse, opinar, pero bajo unos marcos interseccionales que no conviertan un espacio en no seguro ni se ataquen directamente a cuerpos y existencias. La libertad de expresión no debe sobrepasar nunca los derechos humanos.

Escribir un comentario