Editorial

andelma-patrimonio-cieza-mundo

LA ANDELMA, PATRIMONIO DE CIEZA; CIEZA PATRIMONIO DEL MUNDO

Esta semana se ha conocido una noticia de especial importancia para la localidad. La añeja acequia de La Andelma ha sido declarada Bien de Interés Cultural con categoría de lugar de interés etnográfico. Y se debe a la especial constancia y preocupación que durante años han mostrado la Plataforma Salvemos La Andelma y la Fundación Los Álamos.

Esta es una acequia que ha acompañado a los ciezanos y ciezanas durante dos milenios y, actualmente, es la única a cielo abierto de esa época. Datada de época romana y revalorizada por la sociedad siyâsí de Al-Andalus ha constituido una fuente de irrigación hidraúlica para Cieza y se formó un importante ecosistema de gran valor ecológico. Sin embargo, al igual que sucediera con la del Horno; la de Los Charcos; y la de Don Gonzalo ya desaparecidas (80 kilómetros en total), su gran caballo de batalla ha sido el alegato de la pérdida de agua que produce, y que pudo haber costado la muerte para este patrimonio ciezano que es un refugio de flora y fauna protegida.

Además, el tramo catalogado, aproximadamente de unos cinco kilómetros, está comprendido en el Plan Especial de Protección de la Atalaya y el Menjú. También se incluyen los dos molinos que se nutrían de las aguas llevadas por la acequia: Teodoro y El Argaz. La Andelma toma el agua del río Segura en el paraje de La Torre,  tenía una longitud de once kilómetros (seis de ellos ya fueron entubados la década pasada) y discurre por los parajes de El Ginete, Perdiguera, La Brujilla, La Hoya y El Argaz.

La ceguera cultural ha producido en nuestra tierra daños irreparables al Patrimonio y al Medio Ambiente y se han cometido auténticas aberraciones. Sin embargo, La Andelma, aunque esquilmada en su mitad, tiene visos de salvarse con esta declaración. Lo contrario sería destruir nuestra Historia y nuestro legado para las generaciones venideras de ciezanos y ciezanas.

En Crónicas de Siyâsa hemos abogado siempre por la preservación del Patrimonio Histórico de Cieza, que además puede servir de fuente de riqueza, no solo cultural sino turística y económica. Varias han sido las ocasiones en las que, desde estas líneas y preguntando directamente a nuestros gobernantes, hemos planteado la necesidad de un proyecto específico que ponga en valor, conserve el Patrimonio Histórico de Cieza. Además, de conseguir, de esta forma, diversificar la economía local. Los gobernantes municipales nos han respondido que es algo a tener en cuenta y que el mismo programa de ‘Floración’ potencia lo expuesto.

Cieza ha sufrido muchos cambios en pocas décadas, gran parte de ellos negativos en relación al Medio Ambiente y el Patrimonio Histórico. Todos hemos conocido de niños La Aldelma y queremos que nuestros hijos también la disfruten. Dejarla morir por las pérdidas de agua sería un atentado. Nuestra agricultura tradicional está en vías de convertirse en un vestigio del pasado, y el presente y el futuro es una concentración de variedades tempranas a merced de las inclemencias del tiempo y de la voracidad y especulación de los mercados. Esa “pérdida” de agua es esencial para preservar una construcción de 2.000 años de antigüedad y una ecosistema único en la comarca. Un placer para los sentidos, nuestro legado.

Las instancias gubernamentales deben propiciar un crecimiento sostenible de nuestra agricultura, donde tengan cabida el presente y el pasado. El paso que se ha dado es muy importante y necesario. Nuestro paisaje, nuestro característico y ancestral modo de vida y nuestro ecosistema es nuestro Patrimonio y legado. Es nuestra fuente de riqueza, tanto inmaterial como económica. Todo el Patrimonio Histórico, Cultural y Natural debería estar protegido de intereses oscuros o especulativos. Por ello nos alegramos de que nuestra Historia siga viva; gota a gota; latido a latido. Para mostrársela al mundo.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario