Homenaje al maestro Carrillo, por Manuel Eloy Semitiel López

homenaje-al-maestro-carrillo-por-manuel-eloy-semitiel-lopez

Homenaje a Carrillo

 “Con la admiración y la evocación al Taller de Manuel-Juan Carrillo Marco, queremos que esta exposición sea un verdadero aprendizaje sobre la labor callada, prudente y sensible de un artista de Cieza”. Así rezaba la presentación del catálogo de la exposición-homenaje que en octubre del año 1984, del 8 al 19 de ese mes, se rindió al fallecido escultor de Cieza D. Manuel Juan Carrillo Marco. Fue una exposición-homenaje que le rindió la Real, Ilustre y Venerable Cofradía de María Santísima de la Soledad, siendo el que escribe presidente de la misma, y que contó con la ayuda de CajaMurcia, Caja de Ahorros de Alicante y Murcia (entonces) y, también, la ayuda incondicional del Ayuntamiento de Cieza, siendo alcalde D. Ramón Ortíz Molina.

Llevó tiempo organizar este sencillo pero gran homenaje al escultor más grande que ha dado Cieza, Manuel-Juan Carrillo. Todos los escultores y pintores ciezanos mostraron su disposición a colaborar y así fue. Artistas como Pedro Avellaneda Baños, Antonio Martínez Morales, José Aroca Lucas, Cayetano Toledo Puche, Pascual Fernández Molina, Salvador Susarte Molina, Pepe Blaya y algunos más colaboraron en todo lo que se les requirió para tal menester. Pero el mismo maestro Carrillo no quería el protagonismo de todo esto, y nos pidió que entrara en este homenaje la figura de su padre, D. Manuel Carrillo García, y así se hizo.

La exposición supuso un jalón importante para la vida cultural ciezana, ya que era la primera vez que una cofradía de Semana Santa organizaba un acto cultural. Los impedimentos fueron muchos, pero todo salió como teníamos pensado, porque todo lo que se hace con el corazón sale muy bien. Todo sale bien cuando se cree en lo que se está haciendo, sobre todo cuando había ganas de homenajear a un hombre bueno, un artista con mayúsculas donde los haya. Un buen amigo y padre de muchos artistas ciezanos, donde su taller era el ágora de la amistad, del arte, de la conversación amena y sana en un marco único: el histórico taller del maestro Carrillo, de donde tantas esculturas han salido de sus manos y de sus muros y que ahora vemos con entrañable mirada.

La exposición se celebró en la sala de exposiciones de la antigua Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, en la calle Carteya de Cieza. Se expusieron bocetos de las obras que salieron de las manos del maestro Carrillo; pequeñas obras propiedad de su familia; otras de colecciones particulares de Cieza; otras traídas desde Archena u otros puntos de la Región; además de algunas obras de las que vemos pasear en procesiones ciezanas. Cajamurcia participó sufragando el libro que mi buen amigo Ignacio López Guillamón escribió al dictado del propio maestro Carrillo. Un libro que nos describe toda la historia del taller Carrillo desde su fundación a cargo de Manuel Carrillo García, y toda la obra del maestro Manuel Juan Carrillo Marco hasta sus últimos años al frente del taller. Este libro, en la actualidad, es el único que se ha escrito sobre este taller y su producción artística, el único que existe sobre estos dos grandes escultores que ha dado Cieza hasta nuestros días. Sin este libro difícil sería tener toda la cronología de la obra del taller Carrillo y saber del mismo.

El Ayuntamiento de Cieza se sumó a este homenaje y en sesión plenaria puso el nombre de Manuel Carrillo García a la calle donde entonces estaba ubicado el histórico taller familiar de los maestros Carrillo. En un principio, se pretendía poner el nombre de Manuel Juan Carrillo a esa calle, pero por expreso deseo de Manuel Juan Carrillo quiso que se pusiera el nombre de su padre Manuel Carrillo García, fundador de este taller.

El domingo día 14 de octubre de 1984 se celebró el acto central de este homenaje en el salón de actos de la calle Carteya y se ofreció un concierto de la orquesta sinfónica de la Región de Murcia. Seguidamente, dedicamos unas palabras al homenajeado, tanto el que les escribe, como organizador de tal evento, como el alcalde de Cieza en aquel año, Ramón Ortiz Molina, que cerró el acto. Después, nos trasladamos a la calle Cartas, y, en la fachada en la casa donde nació Manuel Juan Carrillo y donde estuvo el primer taller, se descubrió una placa de mármol conmemorativa, sufragada por el Ayuntamiento de Cieza, con un busto relieve del maestro D. Manuel Juan Carrillo, esculpido por su hija Carmen Carrillo y fundido por el escultor Salvador Susarte Molina.

Lo más importante de este homenaje fue que el maestro Manuel Juan Carrillo estaba vivo, lo disfrutó, lo vio y lo celebró con sus esposa Encarna Ortega Ibáñez, con sus hijas Mercedes, Chencha y Carmen, y con sus nietos, sus familiares y sus amigos, que eran muchos. Fue el homenaje de todo un pueblo que jamás le sabrá pagar el tesoro que nos ha dado: sus obras, su amistad, su labor en pro de la música y de las artes en general. Siempre estará en mi recuerdo aquel homenaje de los días de un mes de octubre de hace ya 35 años. La amistad es eterna, jamás se olvida, y fue el primer homenaje que él recibió, que vivió y que disfrutó. Un abrazo MAESTRO, hasta siempre. ¡Un abrazo eterno de amistad y agradecimiento!

Veremos las alas de luz de ‘los ángeles de la Cama’ pasar las noches de Viernes Santo, o estaremos atentos a la conversación de Santiago y Juan detrás del Señor de tu ‘Burrica’, nos alegraremos con el Resucitado en ‘la Cortesía’, tan ciezana, y veremos pasar el magnífico trono de María Salomé, eterno recuerdo de tu trabajo y paisaje único de mi Semana Santa. Y te veo a ti MAESTRO y me preguntas: «¿Estás bien Manuel? ¡Sí, sí, Pepito!, contesto.

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario