La Cultura del Esparto consigue ser declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial

la-cultura-del-esparto-consigue-ser-declarada-como-patrimonio-cultural-inmaterial

Cieza, y su Museo del Esparto, adquieren especial importancia con esta distinción

Miriam Salinas Guirao

El Gobierno de España ha aprobado a través del Real Decreto la declaración de la Cultura del Esparto como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Culmina una reivindicación colectiva que el Museo del Esparto de Cieza, los artesanos, y las asociaciones y entidades culturales han llevado a cabo todos estos años. Hablamos con Antonio Balsalobre, miembro del Club Atalaya Ateneo de la Villa, quien ha recordado la celebración, el octubre pasado, en Cieza, del Encuentro Nacional sobre la Cultura del Esparto, una cita que da visibilidad a las distintas comunidades esparteras de todo el ámbito nacional. “Esta declaración se convierte en una gran satisfacción, se ha cumplido un sueño. El siguiente paso es que la UNESCO lo reconozca  y es un proceso en marcha, para lo que era necesario este primer salto”. Balsalobre, ha recordado lo singular del Museo del Esparto de Cieza: “El único con carácter industrial donde se recoge la maquinaria, arqueología industrial y la industria cordelera”.

El esparto, que ha sido un eslabón de la cultura ciezana, se extrae de dos plantas: la atocha (esparto fino) y el albardín (esparto basto). Esa fibra, dura, asociada a las necesidades de las personas, a lugares y a tiempos, se ha instalado en la memoria colectiva como un elemento que ha tejido durante siglos toda una forma de vida en los países del Mediterráneo Occidental, especialmente en España.

La Cultura del Esparto es un elemento milenario esencial de la identidad cultural española, que ha estado vinculado con los sistemas productivos y del trabajo, pero que ha trascendido más allá, abarcando la esfera ideológica. De ahí que esta cultura se haya reflejado en la toponimia, en las jergas profesionales, en los refranes, proverbios, dichos y demás manifestaciones del Patrimonio Cultural Inmaterial.

En la actualidad España cuenta todavía con una serie de paisajes culturales vivos, como son los espartizales que se encuentran en la Cuenca del río Guadiana Menor, en Andalucía, y en la del río Segura, en Murcia. También diferentes localidades en las que se siguen desarrollando actividades esparteras: Blanca, Calasparra, Archena y Cieza en Murcia, Jódar, Cabra del Santo Cristo y Úbeda en Jaén, Cúllar, Benamaurel y Castilléjar en Granada, Pilas en Sevilla, e incluso Madrid.

Cultura, economía, sociedad y medio ambiente

La declaración de la Cultura del esparto se justifica en cuatro razones. Primero en lo cultural e identitario: porque va a significar un incremento indiscutible del grado de identificación colectiva que profesan los distintos sectores de las comunidades esparteras hacía el desarrollo de unas actividades que reclaman dignificar, resaltando sus valores culturales por medio de su reconocimiento público.  Segundo, en lo económico: porque va a representar un revulsivo capaz de estimular y regenerar las actividades artesanales y empresariales relacionadas con el aprovechamiento de esta fibra. Tercero, en lo social: porque va a animar a sus miembros más dispersos a interrelacionarse, incidiendo de manera muy positiva en la cohesión del conjunto de sus comunidades. Además permitiría trabajar en zonas rurales castigadas por el paro, frenando la emigración y contribuyendo al desarrollo sostenible. Y cuarto en lo ambiental: porque va a impedir la fosilización de sus paisajes ante el abandono de su uso y va a sensibilizar a la población en general sobre los valiosos servicios que los espartizales rinden a la sociedad, en especial contra los efectos de la desertización y el calentamiento global.

La Ley 10/2015, de 26 de mayo, para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial establece que corresponde al Ministerio de Cultura y Deporte, en colaboración con las comunidades autónomas, la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial mediante la Declaración de Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, además de regular el procedimiento de declaración.

A la declaración de la ‘Cultura del Esparto’ se le suma la del ‘Toque manual de campana’ como Manifestaciones Representativas del Patrimonio Cultural Inmaterial. Se ha realizado conforme a este procedimiento: previamente a la deliberación del Consejo de Ministros, ha sido sometida a información pública, y se ha solicitado informe al Consejo de Patrimonio Histórico, y a las comunidades autónomas e instituciones correspondientes.

 

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario