El paraje kárstico de Almadenes y Los Losares (parte II)

paraje-karstico-almadenes-losares-parte-ii
   Imagen de José Olivares

Esta es la segunda parte del artículo, del cual publicamos la primera la semana pasada, del experto en Historia de Cieza José Olivares García en la que nos describe las maravillas morfológicas de estos emblemáticos parajes naturales de Cieza que son esencia de nuestro patrimonio histórico y natural

José Olivares

En el margen izquierdo del Río Segura está situado el ‘Gorgotón’ o ‘Borbotón’, lugar excepcional de interés geológico. Se trata de uno de los escasos sitios en los que se puede contemplar  la surgencia de un manantial en pleno cauce del río. El acuífero del cual es representativa esta fuente, fue definido por primera vez por Rodríguez Estrella en 1974 en su estudio sobre ‘El sistema hidrogeológico del sinclinal de Calasparra (Murcia)’. En condiciones normales  el caudal aproximado de esta fuente es de 300 l/s. Por otra parte la calidad química de estas aguas es excelente, con un residuo seco de 0.8 a 1.4 mg/l. En el Almorchón tenemos los manantiales de Fuente del Obispo y la Murta, siendo este último el único que mantiene un caudal constante.

En cuanto a las surgencias muertas que aparecen colgadas sobre el cañón de Almadenes, su cota ronda los 230.metros Estas formas de emisión se encuentran en un estado de evolución de madurez abortada, con fuertes pendientes, escaso desarrollo litoquímico y fuerte corrosión en paredes bóvedas. Como ejemplos destacables podemos citar las Escalerillas y la Serreta.

Morfología de los precipitados Kársticos: el criterio más difundido en la génesis de los precipitados Kársticos considera que existen cinco mecanismos básicos para su formación, en función del tipo de aporte de agua: goteo, filtración, flujo, condensación y crecimiento bajo una lamina de agua. Repasaré las formas más comunes de espeleotemas (del griego: spelaion: cueva y thema: depósito), explicando sus modos de formación, ciñéndome a los casos más comunes dentro del Karst Almadenes-Losares:

Seguramente las formas más características asociadas al medio subterráneo son las estalactitas y estalagmitas. En el primer caso la precipitación se debe a la pérdida de CO2 por disminución de presión, el agua procedente de una fisura desemboca en un conducto vadoso. Alrededor de las gotas precipita el carbonato cálcico, produciéndose poco a poco el crecimiento de una concreción cilíndrica hueca, por cuyo interior continúa circulando agua. Estas formas simples se conocen como macarrones (tubos de carbonato) y pueden alcanzar longitudes de hasta un metro, como en el Desierto Pequeño de la Sima del Pulpo y algo más pequeños en la Sima de la Sabina entre otras. El diámetro varía entre 0.1 mm hasta 2 cm. En la zona, podemos encontrar otras cavidades como la Río-Niño o Cabras, que tienen en sus techos restos de estas formaciones, actualmente deterioradas por la acción de visitantes desaprensivos con el medio natural.

Las estalactitas de mayor grosor, presentes en la mayoría de las cavidades, se forman cuando, además del flujo a través del canal central, el agua circula por las paredes exteriores durante la precipitación (por perdida de CO2 ó evaporación), los cristales orientados radialmente tienen mayor facilidad para crecer y el resultado es una estructura radial. Las secciones de las estalactitas pueden ser circulares, elípticas o irregulares según se distribuya el crecimiento exterior. Las formas, tamaños y texturas están condicionadas por la intensidad del aporte de agua, su presión hidrostática y contenidos en CO2, la temperatura, la presencia de impurezas, etc. Los crecimientos más rápidos tienen lugar con flujos lentos de agua y evaporación intensa, generándose entonces formas finas y alargadas. En tiempos iguales el crecimiento lento origina estalactitas gruesas y de menor longitud.

El recorrido del agua por paredes o extraplomos da lugar a formas muy variadas que han recibido distintos nombres: cortinas y banderas,  presentes en la mayoría de cavidades resaltando las existentes en Sima del Pulpo, Cueva del Río-Niño.  La agitación de las gotas de agua al caer al suelo produce una pérdida adicional de anhídrido carbónico y la siguiente precipitación de carbonato cálcico. Se origina así las estalagmitas. Su estructura interna consta de sucesivas capas de cristales perpendiculares a la dirección de crecimiento.  Cuando se unen las estalactitas y las estalagmitas se forma el espeleotema conocido como columna, llegando a alcanzar en la Sala de las Maravillas de la Sima del Pulpo casi los cuatro metros de longitud y los ochenta cm de diámetro y de formas caprichosas emulando el arte clásico. Generalmente las estalagmitas son más anchas que las estalactitas y con el extremo menos puntiagudo, igual que aquéllas presentan una enorme variedad de formas, resultado de factores como el ritmo del goteo y su altura de caída, evaporación, etc. Así los goteos intensos producen flujo en los laterales favoreciendo el crecimiento en anchura. En casos contrarios se crearán formas alargadas. Goteos caídos desde gran altura dan lugar a cúspides planas o cóncavas, al extenderse la salpicadura y la precipitación a mayor distancia. La diversidad de formas están representadas en su práctica totalidad en el Karst Almadenes-Losares.

Los corales y una amplia variedad de espeleotemas de aspecto rugoso, que se desarrollan sobre diversas superficies, presentan diferentes mecanismos de crecimiento. El aporte de agua puede tener lugar por filtración (procedente de fisuras o a través de la propia formación), por salpicadura de goteos, o por flujo sobre una superficie. Por su parte, la precipitación producida por pérdida de CO2 o evaporación tiene lugar de modo preferente en los puntos más salientes, que de esta forma acentúan su relieve y continúan creciendo. Este tipo de precipitados es muy frecuente en las cavidades del Alf, Sima Pequeña y del Pulpo, incluso en los abrigos rocosos como Los Pucheros.

Excéntricas. Por lo general en castellano, este término designa indistintamente dos tipos diferentes de concreciones, que en la terminología conocen como ‘Antoditas’ y ‘Helictitas’. Ambas dan lugar a formas muy caprichosas, con crecimientos ramificados en todas direcciones.

Las Coladas: se producen cuando el agua presenta un flujo laminar sobre una determinada superficie, lo cual facilita la pérdida de CO2. La variedad de situaciones en que este proceso tiene lugar es muy amplia y origina innumerables formas, así como su coloración. En la Cueva del Río-Niño la coloración es marrón o amarillenta, sin embargo, en la Sima del Pulpo aparte de esta tonalidad que aparece en salas próximas a la entrada, también  en zonas de interior se observan coladas en tonalidades rojas y rosadas de gran belleza, llamadas también ‘cascadas’.

Las costras que aparecen con frecuencia recubriendo paredes o techo, tienen el mismo origen que las coladas, aunque se forman a partir de aguas de filtración. Los ejemplos más significativos de estas concreciones los podemos encontrar en Sima Pequeña, Cueva Sima del Pino o las Cabelleras entre otras.

Gours: concreciones en forma de ‘tabique’ o ‘presa’ desarrolladas sobre una pendiente por la que circula un curso activo de agua, que al encontrar pequeños obstáculos o partículas que entorpecen el paso del curso, dan lugar a represamientos escalonados, siendo unas formas frecuentes en las cavidades de los Losares.

Tobas: son acumulaciones de carbonato cálcico formadas sobre todo alrededor de zonas de surgencias. La pérdida de CO2 que desencadena la precipitación es provocada por la presencia de plantas acuáticas, que toman del agua parte del gas (necesario para la fotosíntesis). El crecimiento de la concreción calcárea se produce alrededor de las propias plantas, que terminan muriendo. Con el tiempo se depositan acumulaciones de decenas de metros de espesor. Las surgencias muertas que se encuentran descolgadas sobre el cañón de los Almadenes y la situada en el complejo del Arco,  constituyen buenos ejemplos de estas formas, pudiéndose observar con facilidad gracias a la instalación de una escalera metálica para el acceso del yacimiento arqueológico, que se encuentra en la surgencia de la pared norte Cueva-Sima la Serreta.

Perlas de las cavernas o pisolita: son formas esféricas  o irregulares que se forman en acumulaciones de aguas de poca profundidad, sometidas a agitación por goteo, (son frecuentes en microgours). Raras en la zona de estudio, citadas en sima pequeña y en la Sima del Pulpo.

Espeleotemas hipogénico: originados por las aguas confinadas generalmente profundas y en algunos casos termales con  altos contenidos en CO2 y otros agentes corrosivos, aguas muy agresivas que desarrollan formas muy características. Tal es el caso de la Calcita flotante, Cave raft, la gran sala del desierto de la Sima del Pulpo, cuenta con grandes dunas formadas por estas concreciones, y La Folias que son placas de calcita a modo de gours invertidos en la Sima del Pulpo, se manifiesta en varias zonas, donde parte de los techos  de las galerías están recubiertas de estas concreciones.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on FacebookTweet about this on Twitter

Escribir un comentario